viernes, abril 03, 2009

 

La Gare de Bercy, una estación impropia de una ciudad como París

Hoy hace apenas una semana estaba de viaje en Italia, en un viajecito que me llevó por Venecia, Florencia, Pisa y Roma, por este orden. Ni que decir tiene que todo me encantó, si bien lo que peor impresión me dejó del viaje no estaba en tierras italianas, sino dentro de las fronteras francesas, y más concretamente en París: la Gare de Bercy.

La Gare de Bercy es una estación situada cerca de la gran y bonita Gare de Lyon, si bien en muy poco se parece a esta última. En principio la Gare de Bercy se utiliza fundamentalmente para el transporte de aquellos trenes que transportan vehículos, ya que al parecer las demás estaciones no están habilitadas para la salida de este tipo de convoyes, pero también se utiliza para dar salida a ciertos trenes regionales y provinciales, así como a unis tren internacional, los que realizan el trayecto entre París y distintas ciudades italianas.

En realidad cuando llegamos a la Gare de Bercy nos encontramos con una estación digna poco menos que de cualquier pequeño pueblo de España, Francia o Turquía, tiene varios andenes, eso sí, pero desde luego no está preparada para atender el volumen de pasajeros que requiere una linea internacional. Por ejemplo, os diré que tan solo tiene una pequeña zona resguardada del frío, acristalada, y allí apenas hay dos-tres hileras de asientos, así que cuando llegué a la estación me encontré con un número enorme de estudiantes tirados literalmente por el suelo junto a sus maletas y mochilas. La estación no tiene bar, tan solo dos o tres máquinas de café de ese que tan bien sienta al estómago, y un pequeño quioskillo donde poder tomar café tan malo como el de las máquinas o comprar una botella de agua por el módico precio de 4 €.

Lo que más sorprende es que desde esta estación sale también el mítico Orient Express, pero claro, sus usuarios disponen de un salón aparte, y es que no me imagino yo que alguien que se gaste 2800 euros en ir y venir de Venecia vaya a esperar durante una hora acostado en las frías losas de la estación.

Por si esto fuera poco la estación no está comunicada directamente con el metro, aunque está muy cerquita, pero claro, para acceder a ella hay una escalera mecánica, pero no para bajar, así que si alguien viene de Italia o vuelve de allí y quiere ir al metro con todas sus maletas ya sabe lo que le toca (lo de las escaleras mecánicas en las estaciones francesas "manda huevos", como diría el ex-ministro Trillo, y es que por ejemplo en la comunicación entre el metro y la estación de Austerlitz también hay problemas de este tipo).

Lo peor de todo es que hace tiempo escuchaba quejas de parisinos que se quejaban que los ingleses les recibían en Londres en la estación de Waterloo (en honor de la famosa batalla en la que Napoleón fue definitivamente derrotado-ahora los trenes llegan a Londres St-Pancrass), cuando Waterloo era una estación modélica en todos los sentidos, y creo que el hecho de dar un buen servicio es muchísimo más importante que el nombre de la estación.

Hay que decir que en la estación de Bercy había carteles que indicaban que se estaban realizando obras de remodelación, aunque lo único que se veía allí eran como 9-10 asientos sin colocar en el suelo, así que no es de esperar una gran remodelación que deje la estación al nivel que merece.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?